Cuida y consiente a tu cuerpo con esta sencilla rutina de ejercicio

Como mujeres en una oficina o madres con bebés recién nacidos, la estática puede convertirse en un terrible y literal dolor en el trasero. Hay ocasiones en que inclusive hay un ligero entumecimiento de las nalgas, donde el cuerpo te pide (a gritos musculares) el moverte y ejercitarte.

Se trata de un dolor causado por un estilo de vida sedentaria y falta de ejercicio, donde, eventualmente, la salud en general se ve afectada: desde el sistema inmunológico, el estado de ánimo hasta la respuesta sexual. De hecho, un sinfín de enfermedades se han asociado con la ausencia de actividad física; tales como diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares, depresión, obesidad, entre otros.



A veces, el horario o el exceso de ocupaciones puede imposibilitar contar con siquiera 15 minutos para brindarle este cuidado al cuerpo.  Sin embargo, es importante traer a consciencia que basta con reducir el tiempo de estar sentadxs a lo largo del día, con mantenerse activx el mayor tiempo posible.  Y quizá esta sencilla rutina de ejercicio puede ayudarte a empezar a mantenerte activo:

  • Lunges: Mientras estás paradx, mantén una postura recta donde ambos pies se separen un poco (con ambos pies a la altura del ancho de tu cadera). Después realiza un paso muy largo, colocando todo el peso en la pierna y no en el pie. Alterna durante tres series de diez o doce repeticiones. El objetivo es fortalecer los glúteos.
  • Sentadillas: Procura poner tu peso en las piernas, tratando de bajar lo más que puedas. Realiza tres series de diez o quince repeticiones.
  • Combo de sentadillas: Una vez que hayas tomado fuerza, ahora puedes combatir contra la fuerza de la gravedad. Es decir, empieza por mantenerte parado con una postura recta (ambos pies al ancho de la cadera), salta y baja inmediatamente en posición de lagartija, apoyando bien tus manos sobre el piso lleva tus pies hacia en frente (en dirección a tus brazos) y regresa. Realiza tres series de diez y quince repeticiones.

También es importante recordar que una dieta balanceada, rica en frutas y verduras, puede tener efectos positivos tanto en el estado de ánimo como en la fisiología en general. De ese modo, la motivación a realizar cada vez más ejercicio puede verse influenciado por la misma dieta.

Fotografía principal: Tumblr