¿Tienes problemas para dormir? Esta sencilla técnica logrará que caigas en los brazos de Morfeo

Tanto cuerpo como mente necesitan del sueño para recuperar la energía que se usa a lo largo del día, para reparar las alteraciones fisiológicas y psicológicas que experimentamos con las actividades matutinas o vespertinas, para revivir en el inconsciente la conciencia de nuestras verdaderas vidas. Y simplemente porque tanto a niños, adolescentes y adultos nos gusta dormir.

Sin embargo hay ciertas ocasiones en que somos víctimas del insomnio (o del internet), lo cual termina por frustrándonos en cada intento fracasado. Al día siguiente seguramente vamos como zombies en búsqueda de algún alimento que nos mantenga despiertos en el trabajo, la escuela, la universidad o durante el cuidado de lxs propixs hijxs.

Para evitar un deterioro en el desempeño académico, profesional e inclusive emocional, el doctor Andrew Weil, maestro y médico de Harvard, explica que existen actividades naturales que inducen al sueño. Una de ellas es una técnica de la meditación, la respiración. 

La respiración profunda, inhalando por la nariz durante cuatro segundos, conteniendo durante siete y exhalando por la boca durante ocho, ayuda a regular el ritmo cardíaco, lo cual produce una disminución de cortisol (neurotransmisor del estrés) y un aumento de dopamina que induce al sueño. Esto tiene sentido desde que nuestra respiración adquiere una tonalidad relajada cuando dormimos, permitiendo que la dopamina, la noradrenalina y la acetilcolina inunden al cuerpo para continuar sintiéndonos en ese estado (y así tanto descansar como reparar a lo largo del sueño).

Este mismo ejercicio funciona a la hora de intentar dormir a un bebé o a unx niñx. La diferencia reside en que necesitarás colocar a tu bebé cerca de tu pecho, a fin que las neuronas de espejo permitan sincronizar tu ritmo cardíaco con el suyo, el cual apenas va aprendiendo a regularse. De ese modo, al momento en que tú hagas las respiraciones profundas, transmitirás la sensación de tranquilidad y adecuación de sueño…

Sin embargo, recuerda que esta técnica se volverá inútil en caso que sientas un ápice de estrés o frustración, ya que estarás transmitiendo tanto a ti como a ese otro sensaciones de angustia. 

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email