Conoce el origen del Día del Niño, este homenaje a la infancia eterna

Hoy, 30 de abril, es un día para honrar a la infancia, a aquella etapa donde aprendimos a caminar y a levantarnos para seguir jugando y aprendiendo. Porque al final, de eso se trata la vida: de enfrentar dificultades con las enseñanzas y recursos de resiliencia que fuimos adquiriendo con el paso del tiempo; de seguir cayéndonos y levantándonos para continuar jugando.

Sin embargo, la realidad es que hay más de 8 000 niños que desaparecen año con año y que terminan en redes de la esclavitud, aproximadamente un 20 por ciento de mujeres y un 10 por ciento de hombres han sufrido abuso sexual en la infancia, y 23 por ciento de las personas de ambos sexos fueron víctimas de maltrato físico, emocional o negligencia.



Como una denuncia a estas injusticias, la Asamblea General de las Naciones Unidas defendió a capa y espada el derecho universal del niñx, lo cual provocó que se instauraran días capaces de honrar y celebrar a los niños. Cada país tiene una fecha en específico en la cual se debe recordar que se trata de la conmemoración a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño (1959) y de la Convención sobre los Derechos del Niño (1989).

La vida adulta es sólo el reflejo de la vida durante la infancia. Basta con observar atentamente la manera en que una persona se desenvuelve en su medio ambiente para conocer su esencia. Porque la adultez es sólo la prolongación de las emociones, las vivencias, las alegrías y los miedos de la infancia. Porque la adultez es sólo el corazón de la infancia con nuevas experiencias. Cuidemos a la infancia.

Fotografía principal: Everythingslove