Mejor criar desde el sentir, desde el amor puro y simple, el que no tiene precio ni medida, criar desde el fondo de nuestras entrañas confiando en que podemos hacerlo bien y que bien es suficiente