TOP: 4 videos que muestran la genialidad de las discapacidades del desarrollo

Hay ocasiones en que tememos o desconfiamos de lo que desconocemos. Se trata de un mecanismo de supervivencia que nos avisa cuáles son las probabilidades de salir vivx (o inclusive, si estamos en riesgo) de cierta experiencia. Eventualmente, después de una serie de repeticiones y reflexiones comprensivas sobre la presencia no riesgosa de este elemento, llega el punto en que unx puede aceptar y respetar esta noción que, al principio, fue ajena. Es decir, se empieza a comprender y a integrar en el círculo del que formamos parte.

Las personas con alguna discapacidad, como el síndrome del espectro autista o de Down, pasan por este proceso. Puede ser difícil que la familia de estas personas con estas capacidades diferentes se angustie por las miradas de extrañeza que puedan atraer, los cuchicheos acerca de su presencia, etcétera. Sin embargo, recuerda que la reacción de extrañeza es un síntoma de supervivencia, donde lo ajeno pasa por un proceso de evaluación: “¿su presencia me pone en riesgo o no?”

Desgraciadamente hay personas que evitan su contacto, y por tanto no descubren el mundo más allá de su propio miedo a ponerse en un riesgo imaginario. El resultado termina siendo la discriminación.

Por otro lado, cuando decidimos entrar en contacto constante con estas personas diferentes, nos damos cuenta de lo que realmente son: belleza, inteligencia, creatividad, humildad. Su diferencia es su especialidad.

Vemos a niñxs con espectro autista recitar de memoria los países del mundo, señalándonos en un mapa, a personas adultas con síndrome de Down siendo maestros de baile, dueños de una cafetería o presentándose en runways profesionales, a adolescentes con ceguera y sordera cantando óperas. Como por ejemplo, los videos que te compartimos a continuación.

Este chico de once años presenta un cuadro autista, y es capaz de dibujar detalladamente un mapa mundi:

 

Mientras que este señor con síndrome de Down es dueño de su propia cafetería, donde la cuota de entrada son los abrazos:

 

Esta chica con síndrome de Down se convirtió en ser la primera en convertirse en modelo profesional:

 

Este señor con autismo es capaz de dibujar detalladamente las ciudades que ha visto desde el cielo:

 

Es así que nos damos cuenta que, a pesar de las dificultades, los riesgos que pueden tomar son un símbolo de su empoderamiento y no de debilidad. Son parte de un proceso donde su presencia constante en este mundo es la clave para evitar su propia discriminación.

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email