La codeína fue prohibida en Estados Unidos, pero todavía se receta a niños

         
Por: Redacción

addiction_codeine



La codeína, medicamento utilizado tanto para aliviar el dolor moderado y severo como para reducir los síntomas de la tos, forma parte de la familia de los analgésicos opiáceos (narcóticos) y de los antitusivos. De acuerdo con la American Society of Health-System Pharmacists, la codeína funciona cambiando la manera en que el cerebro y el sistema nervioso responden al dolor, y reduciendo la actividad en la parte del cerebro que ocasiona la tos.

No obstante, algunos niños que han tomado codeína para aliviar el dolor de una cirugía, murieron durante el tratamiento o se volvieron especialmente susceptibles a tener problemas respiratorios. Razón por la cual, la American Academy of Pediatrics, la American College of Chest Physicians, la Canadian Ministry of Health, la European Medicine Agency, la Food and Drug Administration and la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), han desalentado el uso de este medicamento.

Desgraciadamente, según un estudio de la Universidad de California y del Hospital para Niños Enfermos en Toronto, Canadá, algunos pediatras aún continúan prescribiendo este medicamento.

El quid de la codeína es el efecto que tiene en el metabolismo del niño que lo ingiere, ya que cataliza una enzima llamada CYP2D6. Esto genera la activación de la morfina, generando una sobredosis, la cual ralentiza la respiración, poniendo en riesgo la vida del infante.  Por el otro lado, el estudio sugiere que, mientras 57 000 niños están en riesgo de sufrir los efectos tóxicos de la codeína, 250 000 niños no activan la enzima CYP2D6.

En consecuencia, de acuerdo con la Food and Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés), aconseja pedir un cambio de medicamento cuando la codeína sea prescrita por el médico; dar soluciones naturales, como un jarabe a base de miel, para mejorar los síntomas de la tos, entre otras opciones.