Reduce el riesgo de desarrollar Alzheimer y otras enfermedades degenerativas

Hay quienes afirman que el cuerpo actual, incluyendo la salud en general, es el resultado del ayer. Basta con rastrear el origen de una enfermedad haciendo memoria de las actividades que realizamos o los alimentos que consumimos al menos las últimas 24 horas. ¿Por qué no sería entonces un origen de nuestra buena salud?

Según Martha Claire Morris, Sc.D., asistente y líder de investigación en la Rush University Medical Center, existe una asociación entre una dieta rica en vegetales y plantas verdes y la prevención de enfermedades cognitivas como el Alzheimer y demencia senil.



En el estudio se encontró que los nutrientes de estos alimentos, entre ellos la vitamina K, disminuían los efectos del decaimiento de la memoria en la tercera edad: “Dado que la mengua de la habilidad cognitiva es el eje central de enfermedades como el Alzheimer y demencias, el aumento en el consumo de vegetales y plantas verdes ofrece, por otro lado, una manera sencilla, económica y no invasiva para proteger potencialmente al cerebro de estas enfermedades.”

Al darle seguimiento a la asociación entre las dietas y habilidades cognitivas de 950 de adultos mayores durante cinco años, se observó una mejora significativa de la memoria a la hora de consumir mayor número de vegetales y plantas verdes. Es decir que las personas que comían entre una y dos porciones al día tenían una mejor habilidad cognitiva que una persona once años más joven quien no consume esos productos.

Los investigadores, sorprendidos de esta comparación significativa, encontraron que estos productos de la naturaleza cuentan con ciertos nutrientes que ayudan a mantener sano al cerebro; entre ellos, la vitamina K, la luteína, el folato y la beta-carotena.  La lista de los alimentos es variada, pero seguramente puedes empezar a agregar a tu comida un poco de espinacas, coles de Bruselas, coles rizadas, hojas de mostaza, arúgula, entre otras más plantas deliciosas.