TOP: 17 enfermedades que se curan teniendo sexo

Dicen que el sexo, por sí solo, vende. Sin embargo, ¿qué es lo que específicamente vende? Básicamente, los productos más poderosos que un humano puede conseguir: ideas.

Hay ocasiones en que estas ideas, con base en premisas tradicionalistas, fomentan la costumbre del sexo que requiere hacerse dentro de las paredes de la alcoba matrimonial y con fines exclusivamente reproductivos. Inclusive las generaciones de los mayores transmiten que el sexo sólo debe hacerse con esa persona especial a quien ames y te ame de regreso. Pero ¿qué pasaría si empezamos a vender diferentes ideas sobre el sexo?



Esta actividad individual (sí, individual) dista de ser sólo el acto coital. Idealmente viene acompañada de fantasías sexuales (las cuales son perfectamente saludables), conocimiento del cuerpo y sus propias sensaciones, el tipo de relación que se tiene con la pareja, información confiable acerca del sexo, el deseo y la excitación de la mente que se transmite a lo largo del cuerpo, la salud integral de la fisionomía, entre otros factores.

La idea de una estimulación sexual (consensuada, es decir que ambas partes estén de acuerdo) segura de manera individual y en pareja trae múltiples beneficios. Entre ellos, la prevención de enfermedades físicas, tales como las que te compartimos a continuación:

Reduce la presencia de dolores de cabeza gracias al aumento de los niveles de endorfinas y serotonina en el cuerpo. Estos actúan como analgésicos naturales, así como antidepresivos naturales.

Ayuda a mantener la silueta y a cuidar el corazón. La actividad sexual tonifica los músculos y a la quema de calorías. Con tan sólo media hora de sexo, un cuerpo puede quemar más de 200 kilocalorías.

El sexo protege contra el cáncer de próstata.

Protege de la incontinencia ya que fortalece la región pélvica.

Llena de energía, desarrollando empatía y motivación en el día a día.

Disminuye el insomnio, ya que genera grandes cantidades de dopamina.

Ayuda a eliminar a las toxinas que ingerimos en ciertos tipos de alimentación.

Optimiza el funcionamiento del sistema inmunológico, ayudando a los estados de ánimo y combatiendo a la depresión.

Nos protege de enfermedades de la piel, cuidando a los huesos y los músculos.

Es un aliado de la terapia contra el cáncer de mama, ya que libera oxitocina (hormona del amor y del bienestar).

Incrementa la producción de estrógeno, lo cual disminuye cualquier enfermedad cardiovascular hasta un 50 por ciento.

Mejora la autoestima al emitir gran cantidad de feromonas, las cuales hacen que nos sintamos más atractivxs y segurxs de nosotros mismxs.

Mejora el autocontrol y autoconfianza.

Prolonga la vida activa, ya que retrasa el efecto del envejecimiento con la liberación de las hormonas DHEA y estrógenos.

Alivia los dolores musculares y articulares, incrementando la tolerancia al dolor como un analgésico para calambres menstruales, dolores de espalda y de cabeza, artritis, etcétera.

Cuida la salud de los dientes, ya que la saliva limpia y ayuda a mantener la placa dental y disminuye los nivele sede ácido.

Fortalece la relación de la pareja así como de la intimidad con unx mismx.