¿Por qué la fotografía de esta mujer en bikini causó polémica?

Usualmente cuando compartimos una imagen en redes sociales, estamos dando una declaración acerca de lo que somos, pensamos y deseamos. Esto, de algún modo, nos permite desear la aceptación, a través de los me gusta y follows, de ese otro que se encuentra a través de la pantalla. Sin embargo, ¿qué pasa si resulta que sólo recibimos comentarios negativos o ignorancia?

La resonancia que adquieren las publicaciones que realizamos en estos medios de comunicación condicionan el tipo de información o imagen que subimos. Es decir que, si subimos una fotografía donde salimos con un cuerpo de “estrella de Hollywood”, entonces recibimos comentarios positivos, piropos y hasta halagos que aumentan la autoestima. Por otro lado, si publicamos una imagen de nosotrxs mismxs mostrándonos lejos de las expectativas sociales del “cuerpo ideal”, es posible que recibamos comentarios como “no deberías de fotografiarte así”.

Esto genera vergüenza de nuestro cuerpo humano y perfecto. Apropiamos las expectativas de una civilización que objetiviza y sexualiza el cuerpo tanto de un hombre como de una mujer, y lo convierte en un medio del deseo y placer exclusivo para el observador. Y entonces, ¿hasta cuándo elegiremos cuándo sentirnos a gusto en nuestro propio cuerpo con estrías, celulitis, con o sin curvas?

w640Rachel Hollis, escritora estadounidense y madre de tres niños, responde esa incógnita a través de una imagen inspiradora. En su publicación en la red social, la cual obtuvo 381 mil me gusta y 47 mil compartidas, se vislumbra a Hollis en bikini con un vientre flácido y un ombligo fofo. A continuación, ella escribió:

Tengo estrías y llevo un bikini. Tengo un vientre que está permanentemente flácido por cargar tres bebés gigantes y llevo un bikini. Mi ombligo está fofo (que es algo que no sabía que era posible) y llevo un bikini. Uso un bikini porque estoy orgullosa de este cuerpo y cada marca en él. […] Esas marcas prueban que fui lo suficientemente bendecida para cargar mis bebés y este vientre flácido significa que trabajó muy duro para perder ese peso. Llevo un bikini porque el único hombre cuya opinión importa sabe todo lo que pasé para lucir así. […]Ese mismo hombre dice que no ha visto nada más sexy que mi cuerpo, con marcas y todo. No son cicatrices, chicas, son líneas y se las han ganado. ¡Muestren ese cuerpo con orgullo!

Esta declaración autoempoderante permite recordarle a la mayoría de las mujeres y los hombres que un ser humano no puede encasillarse en los estereotipos sociales de lo bello y lo perfecto. Que un ser humano es mucho más de lo que la sociedad le hizo creer que era: un ente dedicado a resguardarse después de parir, un papel social focalizado en ser madre, padre, esposo o esposa, que los límites de 90-60-90 no siempre son suficientes para la fortaleza y trascendencia de una persona.

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email