Esta madre egipcia pasó 43 años vistiéndose como hombre para darle de comer a su hija y su nieta

Recordemos que los casos extraordinarios tienen un origen peculiar: en las experiencias de nuestra infancia. Gracias a ellas, cada individuo puede adquirir ciertos esquemas, recursos y actitudes que le ayudarán a enfrentar momentos de crisis.
En el caso de Sisa Abu Daooh, madre egipcia de 64 años de edad, ella decidió enfrentar las leyes culturales de su país y sacar adelante tanto a su hija como a su nieta. La costumbre de esta ciudad ancestral indica que una viuda no debe (ni puede) trabajar, dejando la limosna como único recurso económico de supervivencia.
Fue así que ella optó por vestirse como hombre y realizar trabajos pesados: albañería, construcción de ladrillos, boleo de zapatos, etcétera. Este travestismo obligado duró casi 50 años, y aún hasta la fecha continúa realizándolo.
Para ella, “con el fin de protegerse de los hombres y la dureza de sus miradas y ser un target a causa de sus tradiciones, decidí ser un hombre… Y vestirme con sus ropas y trabajar junto a ellos en otros pueblos donde nadie me conoce.”

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email