¿Cómo tranquilizar a un bebé cuando está llorando? Te sorprenderá la respuesta

Hay ocasiones en que nos preguntamos por qué cuando una persona bosteza cerca de nosotrxs, nosotrxs también bostezamos, por qué unx bebé recién nacidx copia las caretas o muecas que unx adultx le hace o por qué una pareja de enamorados se mimetiza de manera extraordinaria.

Desde una perspectiva biologicista, la causa parece ser sencilla. En 1996, Giacomo Rizzolatti encontró un grupo de neuronas que se activan cuando una persona (o animal) observa una acción ejecutada por otra persona, y entonces realiza esa misma acción. Las llamó neuronas de espejo, las cuales provocan que la persona imite, “como reflejo”, la acción de ese otro. Estas neuronas se encuentran en el área de Broca y en la corteza parietal, donde el cerebro se encarga de desempeñar una función cognitiva ligada a la vida social, la empatía y la imitación.



1280px-Makak_neonatal_imitation

Y a unx, como madre o padre, ¿para qué le sirve esta información además de hacernos reír por las muecas de nuestrx bebé?

Con este descubrimiento, se empezaron a desarrollar nuevas teorías acerca de este vínculo entre padres e hijxs, los mejores métodos de crianza y hasta la manera en fomentar un apego seguro. Las neuronas de espejo permiten tranquilizar al bebé durante un torbellino de angustia y llanto (y más si aún no logramos decodificar sus llantos). Esto sucede siempre y cuando padre o madre encargadxs se encuentren tranquilxs, ya que entonces transmitirán la misma tranquilidad a su hijx en angustia. De lo contrario, si planean calmar al bebé en un estado de estrés, probablemente lograrán transmitirle su propia angustia y, en consecuencia, alterarlo más.

La calma de unx será una de las principales claves para estructurar (y eventualmente retroalimentar) este vínculo de amor y protección hacia unx hijx. Por ello es indispensable aprender a respirar la tranquilidad (diferente a la pasividad), a entrenar a nuestros cuerpo y espíritus a abrazar la calma de los vínculos afectivos, a dejar que nuestras mentes relajadas y abiertas sean los recipientes de ideas brillantes para la crianza de nuestrxs pequeñxs.

Así que, la próxima vez que dudes en la mejor manera de calmar a un bebé, recuerda que necesitas tranquilizarte primero para crear un vínculo afectivo entre él/ella y tú, el cual lo ayudará a autorregular su propia angustia.