¿Debo dejar que mi hijx utilice videojuegos? Te sorprenderá la respuesta

Los videojuegos son actividades que pueden convertirse en un arma de doble filo. Es decir que, si bien logran entretenernos durante cierto lapso de tiempo, también pueden desencadenar síntomas asociados con varias enfermedades tanto físicas como psicológicas.

Sin embargo, en los últimos años ha surgido evidencia científica que lucha por retirar los mitos negativos alrededor de los videojuegos. Entre ellos surge un estudio de la Catholic University of the Sacred Heart en Milán, donde se comparó las habilidades de manejo en jugadores constantes y en motociclistas con experiencia, con el fin de analizar los beneficios de los videojuegos en función de las habilidades motoras y cognitivas. Asimismo, un estudio de la Universidad de Rochester (Reino Unido) encontró que los videojuegos de acción mejoran la habilidad de las personas para tomar decisiones en menor tiempo y en ignorar distractores.

Los investigadores encontraron que la constante práctica con videojuegos de manejo (y carreras) permite desarrollar un mayor campo de visibilidad para evadir (o sobrevivir) a peligros potenciales de sitios paralelos al camino principal. Esto se llevó a cabo gracias a un rastreo en el movimiento ocular, procurando encontrar cuál era el foco de atención de la mirada. Los investigadores se interesaron en la atención puesta en los conductores con poca y mucha experiencia; así como en los puntos clave de seguridad, las revisiones en los espejos, las intersecciones y las señales de pausa.

A diferencia de los conductores con experiencia, los jugadores virtuales enfocaban su atención en sólo algunos elementos de la escena de manejo durante un periodo corto de tiempo, y cada escena se presenta de la misma manera sin ninguna diferencia evidente de los niveles de atención.

El mapeo del movimiento ocular de los conductores sin experiencia mostró que tendían a enfocarse sólo a lo que estaba directamente en frente de ellos. Sin embargo, con la práctica, es posible que el mismo grupo sin experiencia tenga la misma conducta alerta que sus coetáneos con experiencia.

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email