Esto es lo que necesitas saber para tener una vida sustentable desde el hogar

En los últimos años, el humano ha comenzado a tomar consciencia de la interdependencia con la naturaleza. Ante una serie de problemas ecológicos (como el calentamiento global, la extinción de varias especies animales y vegetales, enfermedades derivados de la alteración química de alimentos, hambruna y escasez de alimentos y agua), cada vez más personas se han dedicado a luchar contra el abuso de los recursos naturales así como el exceso de contaminación.

No es necesario trabajar en una ONG o amarrarse a árboles para evitar la deforestación. Basta con empezar a tener una vida cada vez más verde (proecológica) con las tres erres: el reducir, reusar y reciclar. Al reducir el uso de recursos naturales, reutilizar los productos para darles una vida útil más larga y reciclarlo de manera adecuada cuando el producto ya no puede emplearse más.



Comienza a reducir el consumo de los recursos naturales de manera sostenible. Por ejemplo, analiza cuáles son los productos de usar y tirar, así como los que cuentan con un empaquetado excesivo. También puedes reducir otros productos como:

Cuida el consumo del agua (y de tu economía) al cerrar los grifos cuando no estés utilizando el agua, arregla las llaves que estén goteando, instala sistemas de ahorro, disminuye el consumo de los productos que más agua necesitan, etcétera.

Estudia la lista de las compras de los alimentos, organizando en casa la comida que consumirás en el día a día (y así evitar que no acaben en la basura).

Aumenta el uso del transporte colectivo, de la bicicleta o de una caminata como medio de transporte.

Estimula un estilo de vida que economice la energía en el hogar. Procura incentivar el uso de aparatos eficientes (focos de bajo consumo, electrodomésticos de clase A), así como evitar dejar prendido cualquier sistema eléctrico que no se esté utilizando. Como por ejemplo, apagar las luces de los espacios que no se están utilizando, desconecta los electrodomésticos cuando no los estés usando, mantén prendido sólo un aparato de entretenimiento que estás prestando atención (televisión, radio o computadora).

Aprovecha el papel al aprovechar las hojas por las dos caras, recibir las facturas en formato electrónico, compartir revisas o periódicos, usar papel reciclado, etcétera.

tumblr_nkgomucTBs1u9ts1co1_1280Continúa dándole vida a los productos, generando menos residuos (y por lo tanto, menos impacto ambiental) y ahorrando dinero. Puedes realizar las siguientes actividades para reutilizar los productos que (creemos) ya no funcionan:

 

Lleva bolsas reutilizables a la hora de hacer las compras, de ese modo se evitan las de plástico de un sólo uso.

Utiliza tarros y frascos de cristal para guardar todo tipo de productos.

Rellena cartuchos de tinta de la impresora.

Comienza a usar pilas recargables. 

Intercambia productos usados como libros, ropa, discos, muebles. Inclusive, no está de más pasearse por los mercados de segunda mano. En internet existen iniciativas para el trueque de todo tipo de artículos.

Forma parte del upcycling, transformando un objeto sin uso (o destinado a la basura) en otro de igual o mayor utilidad. Aquí te compartimos una opción para reutilizar una playera y convertirla en un bonito bikini.

Reutiliza lentes o gafas usadas al colaborar con varias ONG’s o empresas dedicadas a brindar apoyo en países en desarrollo.

Existen varias páginas web que utilizan un sistema para donar o vender aparatos electrónicos (en buen estado), los cuales los reutilizan personas con menos recursos.

Reutiliza aguas grises (usadas en la cocina, la regadera, el cuarto de baño, lavabos, fregaderos, etcétera).

Aprende a reciclar para consumir de manera sostenible y dar una mayor vida útil al producto. Para ello es importante considerar ciertos elementos como:

Usa diversos contenedores para separar la basura: el amarillo para los envases de plástico y metal; el azul para el papel y cartón; el verde para el vidrio; en otros (de los colores que quieras), pilas, bombillas o el aceite usado.

Crea composta casera aprovechando la materia orgánica de los residuos para enriquecer las cosechas o las plantas, protegiéndolas de la contaminación.

No abandones en la calle aquellos residuos peligrosos (o de un volumen considerable), tales como electrodomésticos, ropa, aceite, teléfonos, ordenadores, baterías, etcetera.