Si quieres bajar de peso, necesitas cambiar de amistades

La obesidad y el sobrepeso son dos condiciones que han afectado la vida de 1 900 millones de adultos y 42 millones de niños menores de cinco años. La causa principal de ambas reside en un desequilibrio entre el gasto energético y el consumo de calorías consumidas. Es decir, en el aumento de alimentos hipercalóricos (ricos en grasa, sal y azúcares; pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes) y en el descenso de actividad física derivado por una vida sedentaria.

De acuerdo con un estudio del Departamento de Nutrición en Harvard School of Public Health (HSPH), existe otra razón que induce la presencia de la obesidad y del sobrepreso: la influencia de nuestras relaciones interpersonales. Los esfuerzos de perder los “kilos de más” y llevar un estilo de vida saludable pueden verse influenciados positiva o negativamente por las personas más cercanas, como amigxs, familiares, pareja, compañeros de trabajo o escuela.



Walter Willett y Fredrick John Stare, profesores de Epidemiología y Nutrición en Harvard School of Public Health, explican que existe un 57 por ciento de probabilidad en la incidencia en obesidad y sobrepreso si hay un amigo cercano con esta condición; 40 por ciento de probabilidad si se trata de un hermano; y un 37 por ciento si la pareja lo es. Willett comenta que la obesidad es contagiosa al igual que la actividad física y la alimentación saludable: “Por lo que invita a amigos a acompañarte a caminar o a cocinar alimentos saludables. Lleva a tus amigos a un camino positivo. Ese la meta principal.”