Te sorprenderás al descubrir los alimentos nociva y deliciosamente más adictivos

Seguramente te has vuelto loco por uno de los platillos que tu mamá sabe hacer solamente para ti. Te sientes especial y el hecho de que lo haga te cambia también el día. No sólo eso, los días en que te lo preparan sabes sucede algo especial dentro de ti. Pues este tipo de inclinaciones que tenemos a determinados alimentos no es algo casual, tampoco fortuito y mucho menos una trampa genética. Estudios recientes han descubierto que tendemos a volvernos adictos a ciertos productos que existen en el mercado.

Por ejemplo en Estados Unidos se realizó un estudio en la Universidad de Connecticut en el que se buscaba obtener por medio de distintos experimentos conclusiones sobre la obesidad que llevó a los investigadores a descubrir que las galletas Oreo (una de las marcas preferidas por los norteamericanos) causaban cierto tipo de trastornos en quienes las comían. El experimento realizado con ratas de laboratorio consistió en poner de una lado en laberintos por donde se hacia transitar a los roedores, uno, una torta de arroz y del otro lado de dicho laberinto, una galleta Oreo. Los investigadores luego de cronometrar cuanto tiempo pasaban las ratas con cada uno de los alimentos se sorprendieron al percatarse que no únicamente las galletas oreo eran las ganadoras sino que la forma de comerlas entre los roedores era muy similar: primero iban por el relleno y luego se comían la galleta. El siguiente paso del experimento consistió en poner en el mismo laberinto a otros roedores solo que esta vez se les inyectó pequeñas soluciones de cocaína y morfina para contabilizar cuanto tiempo permanecían en cada caso las ratas en el mismo sitio. El resultado fue increíble, las ratas estuvieron durante más tiempo cuando probaron las galletas. Los investigadores concluyeron que los roedores experimentaban una adicción igual o mayor por las galletas que por la droga.



Estas conclusiones no son aisladas. Existe otro estudio realizado por el doctor Nocole Avena de la Ican School of Medice at Mount Sinaí  en la que se descubrió que cierto tipo de sustancias condicionan de manera distinta la actitud de las personas frente a determinado tipo de alimentos se ajustaron a las actitudes que los adictos toman frente a las drogas que comúnmente usan. Tomando este enfoque el investigador espera encontra o ajustar las estrategias para poder combatir la obesidad y problemas con los trastornos de alimentación dándole un nuevo enfoque a los tratamientos con los que se atiende los pacientes.

FoodAddictionEl estudio consistió en evaluar las conductas de 504 participantes a los que se les pedía luego de consumir los alimentos utilizar la Yale Food Addiction Scale en la que los participantes llegaban a preguntas tomadas como puntos de que consite en establecer por medio de preguntas una paridad entre los estudiados:  “Yo como al grado de sentirme psicológicamente enfermo” o “llego al momento en el que me siento lento y cansado por comer en exceso” con el fin de que ubiquen cuales son los puntos de infracción entre la moderación y el consumo en exceso de un producto.

Avena llegó a la conclusión de que hay ciertos tipos de alimentos, principalmente aquellos altamente procesados, saturados en grasas y azucares (estos por supuesto que tienen una mayor carga glucémica) que elevará el nivel de azúcar en la sangre de los examinados. Esto según el doctor Avena no es ninguna coincidencia ya que:

“Varios estudios sugieren que algunos productos altamente procesados, pueden producir cambios químicos en el cerebro que son muy parecidos a los efectos que causan las adicciones a las drogas o al alcohol”

Estos experimentos se han realizado como en el caso de las galletas Oreo en animales por eso aún falta bastante tiempo para que lleguemos a identificar con mayor exactitud cuáles de estos componentes y en qué forman afectan el comportamiento de los seres humanos y hasta donde son afectados los “cableados cerebrales” del ser humano.

Cabe destacar que la adicción a la comida no está oficialmente identificada como tal,  el cuadro de síntomas se parecen mucho más a la incluida en el Manual Estadístico de Trastornos Mentales (DSM–5) mejor conocido como trastorno por atracón de comida que se presenta hasta en un 3.5 % de mujeres en Estados Unidos y 2% en varones y hasta en un 30% de aquellas personas que buscan bajar de peso y esencialmente consiste en una ingesta desmesurada de alimentos sin como en el caso de la bulimia se busque contra restar la ingesta por medio del vómito.