Con una actitud siempre positiva

Cuando se habla de una actitud positiva ante ciertas situaciones en la vida es más sencillo decirlo que hacerlo, pero ¿Te has puesto a pensar en los beneficios que esto tiene para ti?

Nuestro cerebro es único y complicado, siente el dolor y aflicciones de otros como suyas, por lo tanto no es de extrañarse que tu cerebro trabaje mejor cuando lo programas para mantenerse en una frecuencia positiva.



Un estudio realizado por la Universidad de Ilinois propone que las personas positivas u optimistas tienen un mejor estado cardiovascular, a través de la medición de siete puntos establecidos por la American Heart Association: presión sanguínea, índice de masa corporal, niveles de glucosa en ayunas, el nivel de colesterol sérico, el consumo dietario, actividad física y consumo de tabaco, se obtuvo un puntaje más alto a favor de los participantes optimistas. Esto es importante puesto que un punto en la tabla de medición representa casi un ocho por ciento de menos riesgo en sufrir un infarto.

Mantener una actitud positiva ante la vida facilita la recuperación después de un evento de estrés y aunque es difícil mantener una actitud positiva ante eventos impactantes, hacerlo estabiliza el ritmo cardiaco y protege nuestro corazón; además ayuda a tener niveles altos de lipoproteínas o colesterol bueno.

También refuerza nuestro sistema inmunológico, ayudando a prevenir gripas y resfriados. Un estudio realizado en 2012 a personas centenarias encontró que la mayoría de ellas vivía la vida desde un punto optimista. Según algunos expertos este fenómeno está alta altamente relacionado con la vida social, activa y la actitud ante la vida de las personas.

Llevar una vida en equilibrio con el medio ambiente y las demás personas replica en uno mismo la satisfacción que se da a otros. Desenvuélvete en un ambiente de cariño, equilibrio y tranquilidad junto con tu familia, esto los ayudará a llevar una vida en equilibrio y saludable, siempre respetando al Planeta.