¿El tipo de sangre puede predecir si tendrás problemas neurocognitivos?

El tipo de sangre es uno de los factores que se han relacionado, pobremente, con una variedad de trastornos mentales. Y el hecho de que exista esta pequeña conexión intriga a algunos científicos a fin de descubrir los procesos biológicos donde las moléculas sanguíneas influyen en la salud mental. Por ejemplo, las personas con tipo O tienden a sufrir de depresión y ansiedad; las de tipo A, del trastorno obsesivo compulsivo; las del tipo B, del trastorno de déficit de atención.

De acuerdo con Mary Cushman, de Universidad de Vermont, encontró que las personas que no cuentan con tipo O de sangre se relacionaron con un alto índice de enfermedades cardiovasculares; asociándose a la acumulación celular en las paredes de las venas, lo cual puede afectar en el funcionamiento del cerebro.  En especial, las personas con tipo de sangre AB, ya que su cerebro no se adapta al beneficio de una dieta saludable.



Por lo que, Cushman intuye que, con este estudio de longitudinal, el tipo de sangre AB, raro en la población, tiende a presentar problemas congestivos conforme el avance de la edad.