La OMS también alerta sobre las consecuencias por el uso de antibióticos

Cuando llegamos a tener algunos síntomas de la gripa, en ocasiones llegamos a tomar algún antibiótico que nos pueda curar de los malestares. Si cumple su cometido, optamos por utilizar ese mismo medicamento en cualquier ocasión que resintamos un mínimo signo de la enfermedad. No obstante, mientras más lo hagamos, menos efectivo se vuelve el tratamiento.

De acuerdo con un estudio de la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), los antibióticos están perdiendo su efectividad debido al abuso de éstos; y en consecuencia, este fenómeno podría provocar enfermedades mortales cuyas bacterias se volvieron resistentes al medicamento. Como por ejemplo, infecciones en la sangre, diarrea, pulmonía o neumonía, infecciones en el tracto urinario o gonorrea. Por consiguiente, se incrementa la posibilidad de que estas afecciones, anteriormente controladas, regresen más potentes y fuertes que antes.



Dr. Keiji Fujuda, asistente del director general de la seguridad de la salud de WHO, explica que el mundo se está enfrentando a una era postantibióticos, donde las infecciones y las lesiones menores, que eran tratables, lleguen a agravar la salud de los individuos:

Los antibióticos efectivos han sido uno de los pilares de la longevidad y la salubridad, un beneficio de la medicina moderna. Y a menos que realicemos acciones significativas para mejorar los esfuerzos de prevenir infecciones, y también cambiar la manera en que producimos, prescribimos y usamos antibióticos, el mundo perderá cada vez más los bienes mundiales de la salud, provocando consecuencias devastadores.

Según sus estudios, la resistencia a los antibióticos se encontró en cada país analizado. Razón por la cual, WHO empezó a promover la reducción del uso de antibióticos e incrementar numeras prácticas higiénicas, como lavarse las manos constantemente; con el fin de prevenir la mutación de las bacterias.