Acosadores callejeros lanzan piropos a sus madres sin saberlo (VIDEO)

¿Cómo se distingue la violencia disfrazada si no hay moretones en la piel que la delaten? Ante la ausencia de golpes físicos, las personas se vuelven víctimas de gritos, humillaciones, sumisión, celos, control de actividades y de dinero, manipulación; invalidación del cuerpo físico, habilidades profesionales e inclusive emociones, obligación a aceptar cánones de belleza que niegan la naturaleza de una, insultos a otras mujeres con estándares flexibles, incapacidad de defender a una misma o a otra mujer en situación de riesgo; acoso sexual callejero, laboral o familiar, feminicidio, entre otros.

Este tipo de violencia, la de género, se ha considerado como una pandemia que ha azotado la calidad de vida de las mujeres latinoamericanas. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la mitad de las mujeres entre 15 y 44 años de edad, declararon haber sufrido alguna vez violencia por parte de la figura paterna, la pareja, la autoridad, el sistema político, los compañeros, jefes, peatones hombres, etcétera.



Quizá, sin darnos cuenta, esta es la violencia que proyectamos en el día a día, normalizándola a la hora en que un hombre mira morbosamente a una mujer caminando en la calle, le grita piropos falsamente coquetos, se le arrima en el transporte público, entre otras actividades.

Quien las actúa, justifica su actitud considerándola como un halago a la mujer bonita, buena o, en el menor de las posibilidades, cogible. Cuando en realidad, las mujeres que las reciben, las perciben como agresiones hacia su feminidad, su persona, su ser completo. Realmente estos piropos o miradas lascivas terminan siendo misivas que atacan a la autopercepción de una mujer, y con ella su autoestima y seguridad.  

Por ello, Everlast patrocinó un experimento social donde se detectaron a acosadores callejeros, y convirtieron su rutina en algo inesperado. Esto da la oportunidad de tomar consciencia de la actitud de tanto hombres como mujeres coexistiendo en esta violencia de género: