Hombres y mujeres no duermen igual (y esas diferencias provocan estos efectos)

Dormir es una de las necesidades básicas de cada individuo. Durante el proceso, permitimos que tanto nuestro cuerpo como nuestra mente se recupere del ajetreo del día: ayudándonos a consolidad variadas habilidades cognitivas, como la memoria, el aprendizaje y la creatividad; fortaleciendo nuestros sistemas, y así generando una belleza única y saludable; reduciendo un 12 por ciento de riesgo de muerte prematura causada por alguna enfermedad seria, como la hipertensión; disminuyendo los niveles de estrés; y combatiendo la obesidad, ya que al dormir, se queman hasta 400 calorías.

Sin embargo, en las últimas décadas, tanto hombres como mujeres han reportado síntomas de insomnio (desorden del sueño). De acuerdo a un estudio del Women’s Health Research (SWHR), las mujeres tienden a sufrir más de este problema, aunque pueden pasar más tiempo, en comparación con los hombres, en la fase de sueño profundo.



La directora del SWHR y encargada de la investigación, Ph.D. Monica Mallampalli, explica que la influencia de las hormonas premenstruales y menopaúsicas pueden alterar los ritmos de sueño durante las noches: “Las mujeres tienen más riesgo a sufrir insomnio al inicio de la menstruación y  a lo largo del climaterio. La relación exacta entre las hormonas y el sueño no se ha descubierto aún, pero el tema es ‘algo que está más intenso que nunca en el campo del sueño’”.

Apoyada por científicos como la Susan Redline de Harvard Medical School, y Maurice M. Ohayon de Stanford University, y Christine Carter, vicepresidenta de SWHR, Mallampalli comenta que los datos que obtuvieron de la investigación no justifican el número de quejas. Las pruebas utilizadas para calificar las alteraciones en ritmos de sueño, no permiten señalar los verdaderos problemas de las mujeres que han llegado a tratarse a la clínica: “Quizá no estemos utilizando las herramientas adecuadas. Es posible que no se estén diagnosticando a las mujeres porque las preguntas realmente no son relevantes.”

Como resultado de su investigación, Mallampalli concluye que los hombres tienden a sufrir de apena durante su sueño; mientras que, del otro lado, las mujeres reportan fatiga, depresión y un sueño desgastante.

El insomnio es un problema que puede desencadenar enfermedades tanto físicas como emocionales. Para evitarlo, existen numerosas actividades; como por ejemplo, crea un ritual antes de dormir, aléjate de los estresores, no intentes reactivarte después de haber intentado dormir, mantén un horario fijo de las horas de sueño, entre otros. Y tú, ¿cómo resientes el insomnio?