Yoga infantil, sus beneficios y posturas ideales

Los niños reciben a diario un sinfín de estímulos que pueden generarles estrés, ansiedad o tristeza, afectando así tanto su desempeño escolar como su desarrollo psicosocial. Por lo que, como padres, debemos estar atentos a todo tipo de eventos que pueden provocar estas sensaciones a nuestros hijos, y así encontrar alternativas para reducir su ansiedad.

Una solución es el yoga infantil. Se trata de una práctica física y mental de origen oriental, la cual funge como método de ejercicio para equilibrar cuerpo y alma como la unidad con un todo. Al practicar yoga constantemente, nuestros pequeños optimizarán su consciencia corporal, encontrar métodos para autoregular emociones, liberar estrés, enfocarse y concentrarse, incrementar confianza y autoestima, formar parte de un grupo libre de competencia, deslindarse de la tecnología, etcétera.



Estas son algunas de las posiciones que tanto tus hijos como tú, pueden empezar a realizar en la comodidad de su hogar a la hora de iniciar el día:

Postura de gato. Sirve para flexibilizar la columna, facilitando así los movimientos a continuación.yoga_ninos

Postura de meditación. Durante la dinámica, hay que pedirle a los niños que cierren los ojos y empiecen a escuchar su corazón.

Postura del árbol. Esta ayuda mejora el equilibrio y la concentración.

Postura de transiciones. Se trata de un suave balanceo, masajeando los músculos de la espalda.

Postura de niño. Esta posición tiene como objetivo “volver a la calma”.

Postura de león. La idea es que comiencen a rugir imitando el sonido del león, sacando la lengua y respirando fuerte por la nariz (y la boca). Sirve para estimular la zona de la garganta.

Postura del arco. Sirve para generar fuerza en la parte posterior del cuerpo, así como a dar flexibilidad en la columna y estimular el ritmo cardiaco.

 Dhanurasana2