Sigue estos sencillos consejos para relajar tu cuerpo durante la meditación

Todos hemos sido víctimas de nuestra mente saboteadora. Aquella que escupe una avalancha de pensamientos acerca de nuestras incapacidades, limitantes, desgracias y defectos. Nos vuelve indefensos contra nosotros mismos, dejando ir oportunidades de amor, conocimiento y trascendencia.

Pensamientos como “no lo vas a lograr”, “eres un flojx”, “¿tú? Si ni eres lo suficiente”, “nunca harás nada de tu vida”, pueden afectar nuestra conducta, emociones e incluso actitudes hacia la vida. Una alternativa para erradicar estos pensamientos y empoderarte, es la meditación.

Varias personas que han empezado el camino de la meditación, terminan abandonándolo por flojera, aburrimiento y tardado. La mayoría de ellos piensan que deben sentarse en posición de loto sobre un piso duro de madera durante un largo intervalo de tiempo. “No tengo tiempo para eso.”

Sin embargo, la meditación no es sólo eso. Meditación se refiere al acto o proceso de pasar tiempo en el silencio mental. Y puede lograrse a través de simples tareas, como enfocar toda la atención en la respiración, en un mantra o en una canción, mientras se es contemplativo (como un observador externo) caminando por la calle o tomando un baño.

Para hacerlo, basta que con estar en consciencia plena de tus sensaciones: ¿cuál es tu posición corporal?, ¿duele o se siente cómodo?, ¿ya observaste el cielo: es azul, gris o lluvioso?, ¿hay árboles y nubes?, ¿qué sonido estás escuchando?, ¿estás sintiendo el frío o el calor recorrer tu piel? Respira profundamente. Cierra los ojos y déjate sentir en el ambiente. Bastan solo cinco minutos.

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email