En estas vacaciones crea instrumentos musicales con material reciclado

Muchos niños ya salieron de vacaciones, preparar para los días en casa es muy oportuno. Esta época es una de las más deseadas por los niños, ya que es el tiempo libre de la escuela cuando pueden realizar un sinfín de actividades.

En ocasiones los buenos momentos entre padres, hijos, hermanos o primos pueden relacionarse a través de la música. Sin la necesidad de contar con los mejores instrumentos (ni los más caros), puedes disfrutar del tiempo de calidad con tus seres queridos reciclando material.



Por ejemplo, pueden construir juntos una guitarra usando una caja de cartón y elásticos. Haz unos pequeños orificios en los extremos verticales de la caja, con el fin de enganchar las ligas a través de éstos. Después, añade el tubo del papel de baño (sin el papel) para formar el brazo de la guitarra:

 

img_16701_ins_3662484_600

También puedes hacer unas maracas con botellas de plástico vacías y un puñado de semillas. Introduce las semillas en la botella y al agitarla escucharás un ritmo propio del efecto musical. Para decorar la botella, puedes pintarla de los colores que más te atraigan. El relleno también pueden ser botones, corchos, tuercas… asegura bien las tapas con pegamento o cinta adhesiva para que no se salga el material de relleno o los niños no puedan accesarlo.

 

img_16701_ins_3662487_600

Para hacer un xilófono reciclado, puedes utilizar varias botellas de vino o frascos de jugo, llenarlas de agua a cantidades distintas, con unas gotas de colorantes. Coloca todas las botellas juntas y usa cucharas de metal y madera para golpearlas.

img_16701_ins_3662488_600

Haz una batería usando cajas de distintos materiales: madera, cartón, lata, etcétera. Pégalas con cinta adhesiva o pegamento especial. Para golpear el borde, puedes utilizar cubiertos de madera o metal para obtener sonidos diferentes.

img_16701_ins_3662489_orig

 

Y finalmente, crea un pandero usando corcholatas de botellas, un alambre y tubos de cartón o botellas de plástico o aros para bordar. Toma la botella o el tubo, corta dos circunferencias; haz dos agujeros en el centro de todas las corcholata. Une las chapas a los círculos de dos en dos, pasando el trozo de alambre por los agujeros, y pega los extremos del alambre en cada círculo con una cinta adhesiva. Es recomendable dejar unos centímetros de separación entre ambas circunferencias.

 img_16701_ins_3662490_orig

 

Esperamos que estas ideas y trucos te hagan pasar un rato en familia y te mantengan ocupado en ciertos horarios para disfrutar de este verano.