Nunca imaginarás qué hizo esta mujer cuando la dejaron plantada en altar

Que una mujer sea abandonada el día de su boda puede ser un suceso sumamente traumático. ¿O no? ¿Podría ser que incluso eso adquiera el significado que la persona decide otorgarle?

En un revés que sin duda podemos llamar una gran lección de vida, una joven estadounidense de 23 años, Shelby Swink, hizo algo inesperado cuando su prometido no acudió a la cita en el altar. No se puso a llorar ni corrió desconsolada a los brazos de sus padres o sus amigas, sino algo mucho más liberador: comenzó una especie de fiesta de color con sus invitados para después de todo tener uno de los mejores momentos de su vida.



Shelby recibió el arrepentimiento de su prometido la semana del día en que se casarían. Y si bien intentó cancelar el evento, se quedó con sus amigas más cercanas y su familia para celebrar otra cosa que de inicio parecería poco evidente pero que en cierto sentido siempre estuvo ahí: que el mundo es un lugar lleno de posibilidades, y aun cuando por un momento puede parecer que esas posibilidades se concentran en una persona, es cada una de nosotrxs quien lleva dentro de sí el potencial para volverlas realidad.