¡Libérate del frío con este sencillo hack!

En este invierno hemos experimentado oleadas de frío que nos han dejado envueltos en cobijas, sábanas y varias capas de ropa. Desgraciadamente las obligaciones profesionales o relacionales nos alejan de los brazos de esa calidez. Por lo que debemos enfrentarnos al frío con pies descalzos.

Como por ejemplo, los pequeños huecos entre la puerta y el piso.



Haz un bloqueador de flujo con una almohada, del largo de la puerta, dividida en dos. Necesitas dos rellenos en forma de palos, una tela, hilo, aguja y tijeras. El objetivo es lograr que los dos palos se encuentren paralelos, cubiertos por la tela. De ese modo, puedes deslizar la parte de en medio (de los dos palos) debajo de la puerta. El resultado:

lala