Esta Navidad haz feliz a alguien sin un refresco en la mesa (VIDEO)

Se acercan las fechas en que las famosas figuras navideñas de la empresa Coca-Cola inunden las calles. Entre risas de un Papá Noel bonachón y la candidez de los osos polares, la presencia de este refresco produce la sonrisa de niñxs y adultxs que disfrutan de su sabor dulzón.

No obstante, tan sólo 63 gramos de 600 mililitros del refresco Coca-Cola equivale a 12 ½ cucharadas cafetaleras (es decir, cinco gramos por cucharada). En consecuencia, un refresco de ese tamaño cubre entre el 180 y 252 por ciento de la azúcar tolerada en un cuerpo adulto en un solo día. Mientras que un niño ingiere entre el 315 y 420 por ciento de la azúcar máxima tolerada para todo el día…



Las consecuencias en el organismo del consumo exorbitante de la azúcar son evidentes: diabetes, hipertensión, cardiopatías, dislipidemias, pancreatitis, obesidad, disfunción hepática, adicciones… Por ello es indispensable considerar alternativas de bebidas que ofrezcan tanto un sabor delicioso como  el cuidado del bienestar de uno y de la familia. Como por ejemplo, la idea que ofrece, paradójicamente, este comercial de Coca-Cola.