Esto te interesa si quieres ejercitarte a lo largo de tu embarazo

Durante el embarazo, tanto el cuerpo como el ánimo adquieren una serie de cambios que van modificándose con el transcurso de los nueve meses (e inclusive después). Por lo que es importante tomar consciencia de estas transformaciones influidas por nuestras actividades diarias.

La práctica del ejercicio físico durante el embarazo es uno de los ejemplos. Mientras que a muchas mujeres se les prohíbe realizar alguna actividad física debido a sus complicaciones; a otras se les recomienda ejercitarse alrededor de media hora la mayor parte del embarazo. Y en caso que lo hagan, es importante tomar en consideración ciertos aspectos:



Qué tipo de ejercicio de baja intensidad está permitido. Ya que la salud del bebé también entra en juego. Pregúntale a tu doctor cuáles son las actividades que te permitirán adquirir los beneficios de la actividad física sin poner en riesgo a tu hijx. Por ejemplo, correr.

Ten en consideración que todo depende de la perspectiva; por lo que, si antes del embarazo, ya eras una mujer atlética, entonces es cuestión de reducir la intensidad. Para hacerlo, es importante traer a conciencia el rendimiento del cuerpo y las sensaciones corporales que se sienten. Conoce tus límites.

Recuerda que, si harás ejercicio, necesitarás tiempo para descansar (o para ir al baño). Dado que el bebé va ocupando más espacio en el vientre, también va empujando miembros internos del cuerpo; entre ellos, la vejiga, la cual está justo debajo del útero.

Y finalmente, come saludable y plenamente: sin restricciones. Consume alimentos que te permitan mantener la suficiente energía para ejercitarte.