¿Por qué las mamás no quieren que sus bebés nazcan en Halloween?

A la hora de seleccionar el día de nacimiento de un bebé, Halloween, el 31 de octubre, parece ser bastante impopular en Estados Unidos. En cambio el Día de San Valentín, con una connotación más positiva, parece ser preferido por las madres para dar a luz. El 14 de febrero existe un incremento del 3.6% en los nacimientos espontáneos y un 12.1% en los nacimientos por cesarea. En Halloween existe un 5.3% de disminución en los nacimientos espontáneos  y un 16.9% menos  que el promedio en nacimientos por cesarea. Esto resultados son estadísticamente significativos, según un estudio de la Universidad de Yale. El estudio además pone en duda la noción de que los “nacimientos espontáneos” están fuera de control de las mujeres embarazadas, y demuestra que las mujeres pueden retrasar o acelerar su parto conforme a una ventana temporal limitada en respuesta a una programación cultural, incluso hasta el punto de influir sus mecanismos hormonales. Aunque el estudio es valido sólo para Estados Unidos, es probable que algún tipo de programación cultural similar ocurra en México; tal vez exista un menor número de bebés nacidos el Día de los Muertos. ¿Qué es lo que motiva a las madres a no querer que nazcan sus hijos en Halloween y sí  el Día de San Valentín? Probablemente sea la asociación –a veces inconsciente– de la primera fecha con la muerte y la segunda con el amor. O quizás sólo sea que la mamás no quieren conducir al hospital viendo a niños disfrazados y ensangrentados en las calles.