La salud cerebral depende de la moderación al comer

De acuerdo con una investigación realizada por científicos de la Universidad Católica de Roma, la salud cerebral está íntimamente relacionada con la alimentación moderada, de tal modo que el exceso implica múltiples efectos negativos como el envejecimiento prematuro del tejido cerebral. Los investigadores italianos experimentaron con ratones, encontrando que al restringir su consumo de calorías los roedores mejoraban significativamente en al menos tres aspectos: su longevidad, sus capacidades cognitivas y la reducción de su comportamiento agresivo. Además, un estudio más detallado mostró que el cerebro de los ratones que llevaban una dieta rigurosa se mantenía visiblemente más joven que el resto. Sin duda este estudio nos invita a moderar nuestra forma de alimentarnos para hacerlo tanto con moderación como con equilibrio.