Escándalo farmacéutico en Argentina por la muerte de 14 niños

Argentina vive en estos momentos un serio escándalo farmacéutico porque la empresa GlaxoSmithKline, la segunda más importante del mundo, fue penalizada con una multa de 1 millón de pesos argentinos (232 mil dólares) por haber experimentado irregularmente los efectos de una vacuna en 14,000 niños de las provincias de Mendoza, San Juan y Santiago del Estero, de los cuales 14 lamentablemente perdieron la vida. Aunque las pruebas se dieron entre 2007 y 2008, el número de muertes atrajo la atención de la opinión pública y las autoridades sanitarias y judiciales del país, que terminaron por inculpar a la firma y dos médicos, a quienes se les acusa de no haber respetado los protocolos de “consentimiento informado” hacia los padres de los infantes. Se dice incluso que se vacunó a un niño cuya madre había expresado su negativa rotunda a que recibiera la medicina. La vacuna está diseñada para combatir la neumonía y la otitis aguda, y cuenta ya con la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) del gobierno argentino, además de dependencias afines de otros 80 países. Y aunque la ANMAT defendió la seguridad de la vacuna, la polémica se mantiene, sobre todo por los cuestionables parámetros éticos con que Glaxo se manejó en este experimento.