El dolor puede reducirse con música, aseguran científicos

Algunas semanas atrás un equipo de investigadores de la Universidad de Utah publicó los resultados de un experimento en que se aplicó a cierto número de voluntarios descargas eléctricas sobre sus manos, incrementando la potencia poco a poco; paralelamente, las personas escuchaban una pieza musical de la cual se les preguntaba por notas y tonos específicos. Registrando la dilatación de las pupilas y la actividad cerebral, los científicos encontraron que mientras los participantes ponían atención en las melodías, su dolor se aliviaba. Asimismo, este efecto fue mucho mayor en quienes estaban visiblemente ansiosos desde antes de comenzar el estudio. Antes, en 2009, otra investigación realizada en Suecia encontró que niños tratados con terapia musical como parte de su convalecencia de una cirugía menor, requirieron mucha menos morfina que aquellos que no participaron de dicho tratamiento. Así que tal vez la próxima ocasión que sientas un dolor físico que pueda aliviarse con un analgésico tradicional, valdría la pena sustituirlo con la pieza musical de tu preferencia (y liberarte así de las consecuencias adversas que los medicamentos tienen sobre la salud corporal).