¿Qué tiene que ver Google con el nombre de tu bebé? El bautizo de la era digital

El nombre con que será conocido tu hijo por el resto de su vida casi siempre se torna un momento decisivo de la vida parental. Es cierto que en ocasiones la tradición familiar facilita esta tarea, pero no menos común es que el asunto sea uno que requiere una sesuda meditación que puede anticiparse en mucho al momento del nacimiento. Ahora, sin embargo, con los tiempos que corren, una tendencia creciente es la de aquellos padre que buscan en Google la asistencia para nombrar de la mejor manera posible a su hijo. Así, hay quienes buscan la popularidad de cierto apelativo o la ocupación de otras personas que se llamen de la misma manera. Igualmente otros se las ingenian para acuñar un nombre que sea único y que al momento de buscar en Internet, su hijo aparezca como puntero en los resultados que ofrece Google (previendo, acaso, la utilidad que esto puede tener en su desarrollo profesional). Por otro lado, este comportamiento también puede verse como una especie de iniciación de los niños en el mundo digital al que, según parece, para las nuevas generaciones ya es imposible no pertenecer. Se estima que en Estados Unidos un 92% de la población menor de 2 años tiene algún tipo de presencia en Internet, sea por una foto etiquetada, un perfil de Facebook o algún otro recurso que circula ya en la Red. En este sentido, otros padres se adelantan a la voluntad de sus hijos y se apresuran a registrar direcciones de correo, dominios de blogs y cuentas de Twitter con el nombre de sus hijos. Así se gesta la nueva paternidad en la era digital, cuando los recursos tecnológicos y las nuevas formas de identificación se combinan con los usos tradicionales en torno al nacimiento.