Efectos científicamente comprobados del amor sobre la salud personal

En años recientes no han sido pocas las ocasiones en que la ciencia confirma conocimiento intuitivo que personas comunes y corrientes tienen de ciertos fenómenos personales o sociales, sobre todo cuando en estos están involucradas emociones sumamente subjetivas e inmediatas. Este es el caso del amor, esa energía difícil de definir aunque no de sentir en sus efectos, en su presencia o su ausencia. Hace poco psicólogos estadounidenses realizaron un estudio en el que aseguran que el amor incide directamente en la salud corporal de las personas. Para llegar a esta conclusión investigadores de la Universidad de Utah observaron a 34 parejas que vivían juntas, midiendo sus niveles de cortisol (la llamada “hormona del estrés” que se libera en situaciones de este tipo) antes, durante y después de una separación que duró siete días. Según sus evaluaciones, cuando las parejas se vieron separadas físicamente, sus niveles de cortisol se elevaron al máximo, lo cual, entre otros efectos, afectó negativamente sus hábitos de sueño- Asimismo, en otro estudio llevado a cabo por personal de la Universidad de Florida, se mostró que el amor hace emerger la faceta competitiva de las personas, misma que conserva una relación directamente proporcional con la intensidad de sentimientos románticos hacia su pareja. En ciertos casos, esto tiene como consecuencia conductas agresivas y de defensa ante el ataque de un posible rival de amores. Por último, investigadores del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts afirman que el tiempo que tarda uno de los miembros de la pareja en decir “Te amo” a su contraparte, se basa en un análisis de costo-beneficio cuidadosamente elaborado y en el que intervienen variables sumamente parecidas a las que se emplean en los estudios económicos. Josh Ackerman, uno de los responsables del studio, afirma además que son los hombres los que, por probabilidad, pronuncian primero la decisiva frase. No por nada el amor es uno de los sentimientos más difíciles de entender en sus causas pero también en sus consecuencias.