Si el azúcar es dañina, los sustitutos no lo son menos

En Estados Unidos se intenta catalogar al azúcar como sustancia altamente tóxica en vista de sus efectos nocivos en la salud y su papel decisivo para desencadenar enfermedades como la diabetes, males cardiacos y embolias. Sin embargo, las alternativas existentes en el mercado no parecen ser más alentadoras, pues numerosos estudios hablan de la relación existente entre los edulcorantes (los que se usan, por ejemplo, en los refresco de dieta) y el desarrollo de ciertos síndromes de metabolismo. Asimismo, hay que hacer hincapié en que la industria de los sustitutos de azúcar ha sido una de las más rentables en los últimos años, por lo cual vale la pena dudar un poco de esta “demonización” del azúcar que, directa o indirectamente, termina beneficiando a los grandes productores de endulzantes artificiales.