fbpx
Sin categoría

Descubre si tu pareja es tu “durmiente” ideal

Una de las claves para que las grandes historias de amor se lleven a cabo es la compatibilidad que tienes con la otra persona, y en las cosas más cotidianas nos damos cuenta de ello. Una investigación reciente patentada por la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos, se reveló que casi el 42% de las parejas adultas estadounidenses tienen conflictos anclados en los estilos tan diferentes para dormir. Si te sientes identificado (a) con la situación, checa la información que arrojó el estudio para que puedas identificar al durmiente con quien compartes tus sagradas horas de sueño. La serenata del ronquido Más de un tercio de la población adulta en el mundo ronca según un estudio médico realizado en el año 2009 por la Universidad de Pensilvania. Esto es un lastre para las parejas de aquellos que tienen dicho hábito y que a veces prefieren irse a dormir al sillón o a otra habitación, lo que afecta de sobremanera la relación. El primer paso es identificar la causa de los ronquidos: si son causados por apnea del sueño, es recomendable acudir al médico y seguir un tratamiento para erradicar la enfermedad y darle un alivio al que duerme a tu lado. El eterno apapacho Es grandioso sentirte apapachado por la persona que amas, pero a la hora de dormir es (en términos reales) una molestia para muchos. Y es que, el estudio reveló que si bien la mayoría dijo que es muy agradable dormir abrazado a tu pareja, la posición termina por ser incómoda y ortopédicamente dañina. La patada furtiva Cuando dormimos no tenemos control consciente de nuestro cuerpo y si estamos en medio de un sueño, es posible que nos movamos bruscamente sin razón alguna. Sin embargo, si compartimos lecho con alguien que, así como pone su cabeza en la almohada no suele moverse más de lo necesario, tenemos un problema. Este tipo de reflejos también pueden ser provocadas por la apnea del sueño y, si es el caso, debemos tener en cuenta acudir con un doctor. El amante de la televisión Después de una larga jornada laboral, muchos de nosotors sólo queremos llegar a arrojarnos a los brazos de Morfeo, pero suele pasar que nuestra pareja está divertidísimo con la telenovela o el programa de sus preferencia y no apaga el televisor. Se dice que cuando dormitamos nuestro cerebro sigue registrando sonidos e incluso imágenes, y el 90% de los norteamericanos ha confesado “necesitar” escuchar la televisión mientras se queda dormido, lo cual es un terrible hábito. Sobre todo para el otro 10% que, aunque minoría, desea tener un sueño reparador. ¿Y si seguimos la charla mañana? Es común que debido a la caótica vida que llevamos en las metrópolis, no tengamos mucho tiempo para charlar con nuestra pareja o incluso nuestros hijos. Por ello, muchos consagran la hora de “ir a dormir” como un momento en el que compartir brevemente nuestro día pero, en ocasiones, nuestra pareja suele extenderse de más y no dejarnos dormir. Insomnio Si bien la media internacional recomendada de sueño oscila entre las 7 u 8 horas, hay gente que debido a sus dinámicas de vida no suele dormir el tiempo adecuado. Parte de estos desórdenes se ven traducidos en la alteración del reloj interno y se reflejan en el odioso insomnio. Si duermes con una persona con este problema tus horas de sueño se verán amenazadas, ya que se levantará muy temprano o bien se dormirá muy tarde. ¿Me das cobija? De los males, el menor. Si duermes con el típico(a) friolento (a) que suele destaparte a mitad de la noche, tu mejor aliada será una cobija extra. En fin, no importa que tipo de dis-pareja tengas en tu cama, la buena comunicación siempre será el mejor aliado que tengan para poner manos a la obra en cualquier diferencia que surja y, por supuesto, el eterno soporte que se genera al compartirlo con el ser amado.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA