El uso de teléfonos celulares en el embarazo puede causar trastornos en el comportamiento de nuestros hijos

Un reciente estudio realizado en la Universidad de Yale, arrojó que la exposición constante al teléfono celular durante el embarazo, conlleva a que los hijos sean mucho más susceptibles a tener problemas de conducta. Si bien ya se han hecho varias investigaciones que demuestran que las radiaciones de varios objetos que utilizamos cotidianamente, entre ellos el teléfono móvil, afectan considerablemente nuestra salud, los resultados presentados, basados en estudios con ratones, son “la primera evidencia experimental de que la exposición fetal a la radiación afecta el comportamiento”, dijo el autor principal, el Dr. Hugh S. Taylor del Departamento de Obstetricia , Ginecología y Ciencias Reproductivas de la Universidad de Yale. Taylor y su equipo expusieron a ratones en espera de sus crías a la radiación de un teléfono celular y midieron la actividad eléctrica en el cerebro de los roedores y sus fetos, monitorearon su comportamiento mediante algunas pruebas psicológicas que demostraron un cambio evidente en su sistema nervioso, e incluso se observó una reducción en su capacidad de memoria. Estos cambios se atribuyen a un efecto desfavorable que tienen las ondas en las neuronas y en la región de la corteza pre frontal del cerebro; los trastornos que se generan a partir de ello están asociados con una neuropatología que se caracteriza por déficit de atención e hiperactividad. Los investigadores aseguran que se necesitan más años de investigación en humanos para entender mejor los mecanismos detrás de los hallazgos encontrados y para establecer los límites de exposición que pueden considerarse dañinos. “Los teléfonos celulares fueron utilizados para proyectar los efectos potenciales en la exposición en humanos, pero futuras investigaciones utilizarán generadores de campos electromagnéticos estándar para definir con mayor precisión los resultados”, dijo un miembro del equipo de doctores.