Integrando a papá (fragmento del nuevo libro de Claudia Lizaldi)

Es muy importante recordar que al llegar un bebé él es el protagonista, junto con la madre. Pero, ¿y el papá? A él deberás invitarlo tú a la fiesta, con todo lo cansada que puedas estar, pues es tu labor crear el vínculo como familia, generar que sea parte del proceso: déjalo que cambie pañales, aunque al principio dudes de su capacidad; créeme que los hombres tienen un sexto sentido en este tema de los pañales y muchas veces terminan haciéndolo mejor que la mamá. Déjalo participar tanto como quiera e impúlsalo a hacerlo; motívalo, agradécele su colaboración mirándolo a los ojos profundamente esta nueva etapa de tu vida, tanto si lo tienes contigo como si no. Si eres madre soltera también necesitaste de esa otra mitad para llegar a convertirte en mamá, así que, si ése es el caso, cierra los ojos y agradécele su granito de arena. Es lo más sano para empezar esta hermosa y nueva historia que comienzas a escribir. Ahora bien, son muchas las cosas que papá puede hacer, a través de lo cual él comienza a fortalecer su vínculo y su relación con los hijos. Para los papás el amor no es instantáneo y natural, pues lo van construyendo hasta que llega a ser tan fuerte como el tuyo. Si llega tarde del trabajo, sé flexible cuando quiera ver al bebé, pues seguramente estuvo todo el día pensando en ese momento, así que no te pongas histérica si lo despierta. No pasa nada. Al estimular esta relación, nutren la suya como pareja en esta nueva etapa como padres. Lo importante de esta etapa es entender que lo que más les conveniente como familia es cooperar y mantener la armonía, en el entendido de que éste es sólo un ciclo, así es que pasará. Y como queden tras él como pareja dependerá de las decisiones que tomen durante las primeras semanas. Entonces, crea una ola positiva durante estos meses extremos, cambiantes, locos y benditos al mismo tiempo.     Fragmento del libro Un Abrazo para Mamá de Claudia Lizaldi en Editorial Random House Mondadori