Un vaso de agua: la clave para que los niños coman sus verduras

Estudios recientes han confirmado que aquellos niños que beben agua son más propensos a comer verduras y a disfrutar de la comida saludable.



Un equipo de la Universidad de Oregon observó las bebidas y verduras consumidas por 75 niños de tres a cinco años, concluyendo que aquellos que beben más agua eligen mejores opciones de alimentos presentando más apetito para las verduras.

La profesora Bettina Cornwell, coautora del estudio,  dijo que desde temprana edad los niños aprenden a asociar los dulces y las bebidas altas en calorías como los refrescos con los alimentos salados y grasosos. “Nuestros gustos y preferencias están fuertemente influenciados por la exposición a alimentos específicos y bebidas”.

Por lo mismo, los médicos involucrados en la investigación recomiendan servir agua con todas las comidas, incluso cuando comen fuera de casa. La Dra. Kimberly Espy, jefa de investigación dijo que el estudio ayuda a entender otras ramificaciones del mismo, como la calidad de los alimentos que se comercializan y se sirven en los restaurantes de comida rápida.

Muchos de estos establecimientos cuentan con una oferta alimentaria bastante precaria y las bebidas para acompañarla, siempre consisten en bebidas gaseosas o azucaradas y, si quieres

“Debemos hacer frente a los promotores de la mala alimentación que contribuyen enormemente a la obesidad. Es importante mejorar las opciones de nutrición a nuestros hijos, ya que será un legado en materia de salud que les dejaremos de por vida”.