Mujeres ocupan 1 de cada 10 puestos ejecutivos (pero no es suficiente)

Solamente 1 de cada diez personas que se sientan en las salas de juntas de las empresas más influyentes del mundo son mujeres, según un informe de la consultora británica Deloitte y el diario The Guardian.



Por lo mismo, la consultora puso en tema de debate las desfavorables estadísticas y una de sus socias mayoritarias, Carol Arrowsmith, dijo que el asunto es una de las primeras órdenes del día desde principios de año, tratando de impulsar una cultura igualitaria que sigan muchas empresas más.

Lord Davies de Abersoch, quien dirigió una investigación sobre el dominio masculino de las juntas directivas del Reino Unido, dijo que las empresas deben crearse el firme propósito de tener al menos un 25% de presencia femenina en sus consejos y que esta cifra debe alcanzarse a más tardar en el año 2015.

David Cameron es otro de los empresarios que apoya la iniciativa proponiendo incluso que, de no ser cumplida la medida, se infraccione a las empresas y corporativos que se nieguen a tener mujeres en puestos altos y de importancia con una multa monetaria, una especie de impuesto que se utilizará en programas y talleres para combatir violencia y diferencias de género en el ámbito laboral.

Los detractores de esta propuesta como Simon Murray, presidente de la corporación Glencore, ha alegado algunos baches en las políticas empresariales y judiciales de la incapacidad por embarazo. Cuando un reportero del Sunday Telegraph lo cuestionó acerca de su postura dijo: “no me interesa superar estas brechas, ¿cree usted que voy a tener en la planta laboral mujeres jóvenes que están en edad casadera o de ser madres en mi empresa? No lo haré”, concluyó.

Empresas trasnacionales como la refresquera Diageo, la casa de moda Burberry y la automotriz RollsRoyce, son líderes en materia de inclusión femenil en sus áreas más importantes y en mandos de alto alcance.