Toma un baño con sales de magnesio: libera toxinas y mejora tu circulación

La mayoría de las personas sufren una deficiencia de magnesio sin saberlo a pesar de que es el segundo elemento más abundante en el organismo humano, ya que se utiliza en la regulación de más de 300 enzimas que ayudan al funcionamiento de nuestro cuerpo.



La forma más sencilla de obtener magnesio es mediante soluciones que se absorben por nuestra piel, por lo que los baños de sales y aceites magnésicos son la mejor manera de mantener los niveles vitales de este mineral.

Las soluciones orales son mucho menos efectivas que las que se incorporan vía transdérmica ya que la piel es el órgano más grande del cuerpo, capaz de absorber y filtrar toxinas o nutrientes. Algunos de los beneficios del magnesio incluyen mejoras en la circulación, en dolores musculares, acelera la cicatrización, hidrata la piel y merma los dolores de cabeza o migrañas.

Te dejamos una receta para que tomes un baño con sales de magnesio y compruebes sus grandes beneficios por ti misma:

1 o 2 tazas de sales Epsom o copos de magnesio

1/2 taza de sal de mar

1/2 cucharadita de extracto de vainilla natural

20 gotas de aceite de lavanda y menta (o bien, de la fragancia que prefieras)

Mezcla todo en tu bañera o bien en una cubeta de agua caliente y disponte a relajarte con esta maravillosa infusión de 20 a 30 minutos una vez por semana.