Los beneficios de las semillas de chía

Una cucharada de semillas de chia tiene más calcio que un vaso de leche, más Omega-3 que el salmón y más antioxidantes que los arándanos. También son un energético ideal y sirven como auxiliar en la pérdida de peso.



Los aztecas, mayas e incas utilizaban esta semilla como elemento básico en su dieta; chía significa “fuerza” en maya y tienen un sorprendente contenido vitamínico y protéico para ser un alimento tan pequeño: ácido alfa-linolénico y linoleico, mucina, estroncio, vitaminas A, B, E y D, y minerales como el calcio, fósforo, potasio, azufre, hierro, yodo, cobre, zinc, sodio, magnesio, manganeso, niacina, tiamina, silicio, y antioxidantes.

Por sus múltiples propiedades nutricionales y medicinales se utiliza en bebidas naturales que ayudan a la resistencia de los atletas, para la pérdida de peso suprimiendo el apetito, para la nivelación de azúcar en la sangre, y ayuda a la regulación intestinal.

A continuación, te presentamos ejemplos de cómo puedes incorporar esta maravillosa semilla en tu alimentación diaria:

2. Dulce de chía

Los niños amarán esta deliciosa natilla que los llenará de energía y es sumamente nutritivo:

2 tazas de leche de coco o de otro tipo de leche

1/2 taza semillas de chía

2-3 cucharadas de cacao en polvo (o al gusto) (opcional)

1 cucharadita de vainilla (al gusto)

1 cucharada de azúcar o miel

Pon todos los ingredientes en una licuadora y licua hasta que quede suave. Déjalo espesar unos 10 minutos en el refrigerado y sirve. Hay infinitas variaciones de sabor, puedes omitir el polvo de cacao y la vainilla y agregar una taza de fresas, por ejemplo.

2. Para espesar la sopa o salsas

En lugar de utilizar sazonadores o espesante a base de almidón o maís, para espesar tus sopas y tus salsas, agrega un par de estar semillas trituradas o molidas.

3. Para empanizar pescado, pollo o carne

Mezcla las semillas molidas con un poco de harina integral o de almendras, ajo en polvo y una pizca de sal y tendrás un excelente sustituto del pan o harina para empanizar. Tus platillos quedarán deliciosos y muy crujientes.

4. Espolvoréala en tus alimentos o tómala en agua

En México, una de las aguas más tradicionales (aparte de la de jamaica, tamarindo y horchata) es la de limón con chía que es deliciosa y fresca. También puedes mezclarla en ensaladas, con granola y amaranto para vertirla en yogurt o bien con leche para un rico licuado.