Hornea deliciosos postres de manera saludable y sin tantas calorías

Es innegable que todo aquello que implique harina, mantequilla y azúcar es una delicia culinaria que agrada a cualquier paladar. Sin embargo, la mayor parte de estos alimentos cuentan con muchas calorías y no son muy saludables.



Por ejemplo, la harina blanca refinada es una bomba de carbohidratos, la mantequilla un tesoro de grasas saturadas y el azúcar es una fuente innegable de calorías. Sin embargo, si eres una amante de este tipo de alimentos, te damos algunos tips que no alterarán demasiado el sabor del pan, pero que sin duda hará que sean más saludables.

–          Intercambia la harina blanca por harina de trigo o masa integral

–          Puré de fruta en lugar de mantequilla o aceite: es verdad, por increíble que suene, si sustituyes puré de plátano, manzana o hasta ciruelas pasas machacadas, tendrás excelentes resultados a la hora de hornear.

–          Cambia el azúcar por sucanar. Existen estudios serios que reniegan del uso de sustitos como la sacarosa conocidas como splenda o canderel por su alto contenido de fenilananina y sus complejos procesos de refinación que las hacen muy perjudiciales para la salud a largo plazo. Puedes utilizar azúcar morena (poca) o bien un producto conocido como sucanat, que es una pulpa de caña de azúcar sin refinar.  También puedes hacer uso de otros edulcorantes naturales como el piloncillo, jarabe de arce o néctar de agave.

Intenta hacer estas pequeñas modificaciones en tus recetas, y te aseguramos que lo que perderás en sabor será casi imperceptible y, en cambio, tendrás deliciosos postres nutritivos y saludables para toda la familia.