Come sanamente, tu pequeño está observándote

Si quieres que tus niños se alimenten sanamente, lo mejor es que tú comiences por adoptar hábitos alimenticios saludables, lo cual es un método más efectivo que si los obligas a comer a la fuerza o a base de recompensas o castigos.



El estudio, que aparece en el American Journal of Clinical Nutrition, hace énfasis en que “las madres deben dejar de forzar o restringir la alimentación de sus hijos, lo ideal es proporcionar un entorno saludables y adoptar hábitos alimenticios balanceados”.

Restringir abiertamente ciertos alimentos a un niño cuando los demás lo están comiendo, logrará que desarrolle una necedad por consumirlo, por lo que tampoco es recomendable. Si es el caso, permítelo que lo coma y compénsalo con lo que coma en casa.

Regula la cantidad y calidad de sus refrigerios entre comidas, llévalo de compras y muéstrate animada y optimista al elegir los vegetales y frutas pero, sobre todo, disfruta de una alimentación saludable y balanceada: nada inspirará más a tus pequeños a comer lo que debe de comer.