¿Es la cesárea una de las causas de la obesidad infantil?

La obesidad es una epidemia que poco a poco va alcanzando a niños en edades cada vez más tiernas y la última investigación se suma a la evidencia de que los problemas de peso pueden comenzar tan pronto como el nacimiento.



Investigadores encontraron que los bebés nacidos por cesárea tenían más del doble de probabilidades de ser obesos a los 3 años que los nacidos por vía natural, según un estudio publicado en la revista Archives of Disease in Childhood.

En el estudio participaron 1.255 niños, cuyas madres acordaron proporcionar información de su peso prenatal y gestacional, así como las medidas de sus bebés al nacer y hasta llegar a los 3 años de edad.

Alrededor del 23% de los bebés nacieron por cesárea. De estos niños, el 15,7% eran obesos a los 3 años, en comparación con el 7,5% de los niños nacidos por vía natural.

Se cree que la causa de ello es la bacteria firmicutes, que se aloja rápidamente en el sistema digestivo y que está asociada con problemas de obesidad y obesidad mórbida, misma que es fácilmente adquirida durante el proceso quirúrgico. De hecho, el estudio está relacionado con otras investigaciones que demuestran que los adultos obesos tienden a tener más firmicutes que cualquier otra especie de bacteria en el intestino.

Los bebés nacidos por vía vaginal están expuestos a microbios de su madre, mientras que los nacidos por cesárea están expuestos a los antibióticos, mismos que resienten ciertos órganos de los recién nacidos, como los intestinos y loa riñones, haciéndolos más propensos a adquirir este tipo de bacterias que tiene un impacto negativo en su peso.

Si bien los médicos aseguran que aún hacen falta estudios que refuercen estos primeros indicios, consideran importante hacer énfasis en las consecuencias de las cesáreas, tanto para la madre como para los bebés, en corto y largo plazo, considerando que el proceso quirúrgico se utiliza con una frecuencia escandalosa, misma que ya fue alertada por la OMS.