Científicos de la Universidad de Washington logran decodificar el ADN de un bebé antes de nacer

         
Por: Redacción



 

Investigadores de la Universidad de Washington han secuenciado el genoma completo de un feto. El avance científico podría ayudar a detectar ciertas enfermedades en el útero, pero algunos temen que el tesoro de la información genética puede ser más aterrador y abrumador que útil.

Suspendido en la sangre de una mujer embarazada, se esconde suficiente ADN del feto para trazar un mapa genético completo de la persona antes de nacer.

En la Universidad de Washington, un profesor y un estudiante utilizaron muestras de ADN de los padres de un bebé que todavía estaba en el útero y reconstruyó su estructura genética. El resultado publicado el pasado miércoles en Science Translational Medicine, sienta las bases en la secuenciación del genoma prenatal y podría sustituir a los procedimientos más invasivos como la amniocentesis o muestreo de vellosidades coriónicas para detectar trastornos recesivos mendelianos, pero todavía no es suficientemente precisa para tomar el lugar de estas pruebas.

Jacob Kitzman  y un estudiante graduado en el departamento de ciencias del genoma en la Universidad de Washington (UW), fueron los autores principales del estudio y a partir de una muestra de sangre de la madre (de 18 semanas de embarazo) y una muestra de saliva, se dirigieron hacia el ADN del feto. 

Los investigadores secuenciaron los genomas de los padres y recopilaron las variantes genéticas de cada uno. Tomando en cuenta que todos los padres tienen una probabilidad del 50/50 de pasar alguna variante importante a sus hijos y es esta pequeña proporción de variantes dan lugar a enfermedades devastadoras.

Después de que naciera el bebé, se utilizó sangre de su cordón umbilical para secuenciar su genoma con mayor precisión y la reconstrucción prenatal fue más del 98% precisa. Ahora que el genoma prenatal se ha trazado viene una fase que ha sido criticada: es casi seguro que  las empresas que buscan comercializar con este descubrimiento, comiencen a dibujar escenarios mercadotécnicos donde esta tecnología se pondere como el único medio para prevenir enfermedades.



Considerando el alcance de la investigación, se habla de las ganancias millonarias que dejarían estos mapas genéticos que, aunque sean casi precisos, siguen teniendo un margen de error que no pueden controlar ni conocer. El precio de la secuenciación del genoma se proyecta en $ 4,000 dólares, un altísimo precio para un procedimiento que no garantiza nada al 100%.