Félix, el pequeño prodigio de la pintura

A sus escasos 10 años, Félix es el artista más joven en tener un trabajo seleccionado por la Real Academia de las Artes de Reino Unido. Su talento se inspira en su recorrido por galerías de arte que ha llevado a cabo de la mano de su hermano Sebastián que es autista, afirman sus padres.

Félix Chadwick-Histed quiere ser arquitecto cuando crezca, pero Edith Devaney, curadora de la Royal Academy of Arts de Londres, espera que eso no lo aleje de la pintura, ya que una obra de este pequeño prodigio fue parte de la exposición de verano de la Academia, la más antigua y prestigiosa del reino Unido.

“Alrededor de 11,000 trabajos fueron mandados este año, muchos de artistas profesionales y consagrados como Paula Rego, Tracey Emin y Coventry Keith y el trabajo de Félix fue elegido lo que lo convierte en la persona más joven en exhibir en esta exposición”, dijo Devaney.

“Árboles” es el nombre de la obra de este pequeño, una composición de óleo y acrílico sobre lienzo. “La mayoría de los niños de su edad estaría utilizando lápices de colores o acuarelas, pero óleos y acrílicos son todo un reto incluso para los adultos”, dijo la curadora.

Felicity y Chris, los padres de Félix, aseguran que el talento de su hijo proviene de la exposición temprana que tuvo al arte en gran parte gracias a Sebastián, su hermano de 13 años que tiene autismo y dificultades de aprendizaje. “Alguien nos recomendó arteterapia para nuestro pequeño debido a los grandes beneficios que generan en personas con sus padecimientos, por lo que desde muy pequeño lo llevamos a cuanta exposición de arte nos era posible”, dijo Felicity.

“Hasta el día de hoy, la pintura le fascina y ha sido un instrumento maravilloso para comunicarnos cosas y desbloquear emociones que es incapaz de articular de otra manera: puedo ver, mirando a su obra, lo que está sintiendo. Cuando usa muchos tonos de azul o colores oscuros en su trabajo, es una señal de que Bassie está pasando por un momento difícil; asimismo,  cuando pinta en naranja, amarillo y rosa, nos hace saber que se siente bien y feliz”, dijo el padre de los pequeños.