¿Sabías que tu cocina puede estar más contaminada que el aire de la calle?

Una reciente investigación sugiere que trabajar sin parar en una cocina congestionada por las emisiones del gas te expone a niveles de contaminación más altos y tóxicos que caminar por una calle de una ciudad llena de smog.



La contaminación del aire en una cocina puede ser tres veces más nociva que una calle congestionadas por el tráfico, situación que se ve agravada por los lugares con corrientes de aire ineficientes, ambientadores y productos de limpieza fuertes, confirmaron científicos.

Investigadores de la Universidad de Sheffield se compararon casas con ambientes cerrados tomando muestras de calidad del aire desde el exterior y el interior de los hogares en un período de cuatro semanas.

Las cocinas resultaron ser una fuente importante de dióxido de nitrógeno y de monóxido de carbono, tres veces mayores a los niveles registrados fuera de la propiedad y muy por encima de los límites recomendados en el Reino Unido.

La investigación hizo énfasis en los contaminantes que presentan mayores riesgos para la salud de las personas, sobre todo para aquellas con problemas respiratorios o cardiovasculares, incluidos los compuestos orgánicos volátiles y partículas sólidas lo suficientemente pequeñas como para penetrar en los pulmones.

El profesor Vida Sharifi, quien dirigió la investigación dijo que “la energía es una fuente importante de contaminación en interiores; hoy en día existe una tendencia a hacer nuestros hogares más herméticos para reducir costos en calefacción, por ejemplo, pero eso hace que estemos más expuestos a mayores niveles de polución de ambientes cerrados, con terribles efectos en nuestra salud”.