Neurocientíficos encuentran el punto del cerebro donde se origina el amor

El conocimiento neurocientífico nos da la pauta para conocer nuestro cerebro y su funcionamiento, así como sus repercusiones en muchos ámbitos de nuestra vida, como el ámbito de las emociones.



Pero, ¿son las emociones un terreno explicable en su totalidad por la ciencia? La pregunta surge por la reciente noticia de que científicos de la Universidad de Concordia en Canadá han encontrado el lugar preciso donde se origina el amor.

La investigación arrojó que dicho lugar se encuentra en la misma zona cerebral que origina la adicción a las drogas y el deseo sexual; ya los estudios del cerebro han demostrado que las emociones humanas se originan en el llamado sistema límbico, que controla una serie de funciones que incluyen las emociones, conducta, estado de ánimo, memoria y el placer.

Sin embargo, ubicar el lugar exacto de donde “emana” el  amor, había sido muy difícil hasta ahora. Tal como señalan los expertos, a diferencia de otras emociones “concretas” como la ira o el placer, el amor es mucho más complejo y abstracto y parecía involucrar muchas áreas del cerebro.

La investigación, en la que también participaron neurocientíficos de las universidades de Sycaruse y Virginia Occidental en Estados Unidos y el Hospital Universitario de Ginebra en Suiza, arrojó que esta parte del sistema límbico se activa con el placer y el deseo sexual y que solamente funciona en una especie de reciprocidad y recompensa: “el amor realmente es un hábito que se forma con el deseo sexual y que recompensa a ese deseo” dice el científico Jim Pfauus.