Algunos prácticos consejos para cuidar tu jardín en época de lluvias

Si eres de las que se siente orgullosa de tu jardín, no puedes dejar de pasar las siguientes recomendaciones que te serán muy útiles en los tiempos de lluvia que están por venir.



En esta época del año, los efectos de los daños causados pueden no ser vistos a simple vista: por ejemplo, las hojas marrones apuntan a debilidades en la raíz por lo que hay que observar cuidadosamente todas aquellas flores o plantas descoloridas o que se tornan inexplicablemente de otro color.

Quitar aquellos elementos que fueron afectados por la lluvia, no solo harán que tu jardín se vea mejor, si no que también permitirás que las demás flores “respiren” y se mantengan en forma, impulsando un bello follaje.

Las babosas y los caracoles son una llamada de alerta: si bien prefieren hacer uso de tu espacio verde por la noche, no debes quitarles la vista de encima: concentra tus esfuerzos en proteger a las plantas jóvenes y trata de recoger el mayor número de las babosas y los caracoles a mano (con guantes, por supuesto) para que ningún insecticida afecte tu jardín.

Las “verrugas” en hojas y tallos son síntomas de edemas vegetales, no tanto de plaga o enfermedad. Son normales cuando hay mucha humedad o después de una inundación y son más comunes en plantas de invernadero como las camelias o las begonias.