15 tips para bajar de peso

Échale un ojo a estos tips para mejorar tu rutina, comer mejor y aumentar los minutos de ejercicio entre tu horario, elaborados por WeightWatchers. Puedes comenzar con 5 para esta semana, pruébalos (recuerda que no todos los consejos otorgan los mismos resultados para todos), cuando los hayas afianzado, elige otros 5. Verás que los pequeños cambios son los que mejor se afianzan en una rutina y que, a la larga te ofrecerán cambios notables en tu peso y en tu humor en general.



1) No comas mientras haces otras mil cosas. Si trabajas, lees o incluso miras TV, no pondrás atención a cuánto comes, ni siquiera estarás disfrutando cada mordisco. Toma tu tiempo, siéntate, mastica despacio y pon atención a los sabores y texturas. Disfrutarás mucho más tus comidas y comerás menos.

2) Prueba algo nuevo. Amplía tu repertorio de frutas y verduras, puedes encontrar algo que te encante y al a vez sea nutritivo.



3) Toma agua. Hazte el hábito de tomar agua. Así ayudarás a tu salud en general y te evitarás muchos snacks.

4) Escoge bien tus snacks y postres. No te niegues un antojo, sólo hay que saber sustituir. Si quieres algo dulce, escoge una fruta en vez de un helado, si quieres leche para tu café, que sea light en vez de entera (lo mismo para el queso de un sándwich o la mayonesa para un aderezo).

5) Prueba especias. Son una excelente opción para degustar nuevos sabores sin añadir calorías ni grasas.

6) Pequeñas porciones. Si quieres un chocolate, prueba en cortar la barra; puedes comer un pedazo hoy, otro mañana.

7) Pide para llevar. En los restaurantes sirven porciones muy largas. No te fuerces a acabártelo: calcula lo que necesita tu estómago, el resto pídelo para llevar. Después, te puede servir para ahorrarte una cena.

8) Lleva tu almuerzo al trabajo. Te ayudará a controlar tus porciones de comida y es más barato y saludable que la mayoría de las opciones fuera (y más cuando, por hambre, no se elige un lugar sensato).

9) Retira la grasa de la sopa. Si refrigeras la sopa, la grasa subirá a la superficie y podrá ser removida.

10) Pide lo que necesitas. Dile a tu pareja que te lleve menos chocolates, a tu familia que no quieres repetir platillo, a tus compañeros que elijan un mejor lugar para comer. Con apoyo de los demás, te será más fácil conseguir tus objetivos… y te recordarán a no ceder ante un postre.

11) Lávate los dientes después de cada comida. Será una señal para tu boca y tu mente de poner un punto final a la comida. Además, el sabor de la pasta evitará que se te antojen unas papas o un refresco. Lleva un cepillo de dientes al trabajo.

12) Camina 100 pasos extra al trabajo. Hoy sube o baja las escaleras en vez de tomar el elevador. Camina a charlar con un compañero, en lugar de mandarle un mail o hablarle por teléfono. Toma un nuevo camino; tal vez encuentres una calle más linda o algún negocio que ni sabías que tenías tan cerca.

13) Aumenta la dificultad de tu ejercicio. Si tu rutina al correr o caminar ya se te hace muy fácil, encuentra calles de subida. Sólo recuerda recorrerlas al comenzar el ejercicio, cuando tienes energía para ellas.

14) Ordena tu clóset. Primero, es un buen ejercicio. Segundo, es importante mantener un orden para mantener tus objetivos. Aparta toda la ropa que te hace ver o sentir mal, toda la que es muy grande ―no te des la opción de volverlas a rellenar. Mueve toda la ropa pequeña al frente para motivarte, pronto, volverás a entrar perfecto en ella.

15) Toma tus medidas. Tal vez no te gusten hoy, pero te dará gusto sabe cuánto peso y centímetros has perdido. Además, habrá momentos en los que no veas cambio en la báscula pero sí en la cinta métrica.

 



Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email